Cómo se juega al Escondite

FICHA BÁSICA

Nº Jugadores: Para 4 o más personas
Edad recomendada: A partir de 5 años.
Se necesita: personas y espacio para jugar.
Se juega en interior o exterior: pero preferiblemente en exterior donde haya espacio para correr.

Busca un buen sitio para esconderte, y cuando veas el momento sal corriendo para salvarte.

Sigue leyendo para aprender las reglas básicas del juego del esconfite.

Objetivo

El objetivo de el escondite es conseguir salvarte si tienes que esconderte, y pillar a otro compi si te la quedas.

Reglas del escondite

  • Se echa a suertes quién es el primero en quedársela.
  • Para comenzar, apoya el brazo sobre un punto en una pared y la cabeza sobre el brazo y con los ojos cerrados comienza a contar ( normalmente hasta 20) en voz alta y mientras los demás se esconden.
  • Una vez termina de contar, grita » Ya voy». A partir de ese momento abrirá los ojos y se volverá para buscar a los demás jugadores.
  • Cuando vea a alguien, tendrá que volver corriendo al mismo sitio donde contó y gritar el nombre del que ha pillado.
  • Si durante la búsqueda alguien sale del escondite y llega al punto de contar antes que la persona que se la queda y grita «Por mí» ya se ha salvado.
  • En el caso de que pueda gritar «Por mí, por mis compañeros, por mí primero» antes de que llegue el que se la queda, salvaría a todos los que hayan pillado hasta ese momento.
  • Una vez salen todos los jugadores, comenzaría otra partida donde se la queda el primero que pillaron.
  • Si no han pillado a ninguno, o han salvado a todos los pillados, volvería a quedársela el mismo.
  • El juego dura todo lo que quieran los participantes.
Este niño sabe cómo se cuenta

El origen del juego del Escondite

Hay muchas teorías y difícilmente se puede llegar a una conclusión porque hay textos en diferentes rincones del mundo en épocas muy antiguas.

Por ejemplo, en el siglo II los griegos ya escribieron sobre el juego del escondite. Pero quién sabe si un niño sumerio o egipcio ya se escondía unos siglos antes. O los prehistóricos en las cavernas!

En el siglo XIX también jugaban al escondite.